5.9.14

800

Mas allá de las interpretaciones del rol del Diseñador, una de las pruebas de fuego emocional que les hago a mis productos, es someterlos a la pregunta "lo usaría?".  La respuesta puede ser condicionada (o distorsionada) por lo que a uno le cuesta diseñar algo, que hace que uno termina queriéndolo aunque sea horrendo.  Ahora que pasa si uno disfrutó el proceso y todavía la respuesta a esa pregunta sigue siendo "si".  Este es el caso de la cucha Ruka, que diseñamos con y para Raúl de Plásticos RV.  





Me gusto tanto el producto que quise para mi casa, para mis perros (a pesar de que lo usó el gato al comienzo). Y se ve que gusta, que hasta le dieron uno de los Sellos de Buen Diseño, de la edición 2014.  El numero 800, para ser mas preciso.  


No esta de mas, agradecer la paciencia que me tiene la gente del PND

No hay comentarios: